En nuestro taller de enmarcación de cuadros de Carabanchel, Madrid, con frecuencia llegan clientes para consultarnos sobre la altura ideal a la que deben colocarse los cuadros en una pared. Vaya por delante la advertencia de que se trata de un asunto en el que la subjetividad, la visión personal de cada uno va a jugar un papel fundamental y, además, habrá que tener en cuenta otros factores como pueden ser el tamaño del cuadro a colgar, si hay otros elementos para colocar en esa pared, del mobiliario, etc.

Por eso, en términos muy generales, podemos recomendarte que sigas un criterio que, casi siempre, te permitirá acertar en tu elección: Trata de colocarlos de modo que puedan ser vistos completamente desde un punto frontal, es decir, que el centro de la lámina quede situado a la altura de los   ojos del espectador. Cuando se trata de un cuadro de grandes dimensiones, probablemente, cause mejor impresión si ese centro imaginario se coloca un poco por debajo de la línea de la mirada y si, por el contrario, se trata de una lámina más pequeña, podamos colocarla ligeramente por encima de ella.

Con frecuencia, en nuestro taller de enmarcación de cuadros de Carabanchel, Madrid, trabajamos con varios cuadros al mismo tiempo, de tamaños similares o no, que van a ser situados sobre la misma pared. Es este caso, lo mejor es tratar el conjunto como si se tratara de un único cuadro y colocar el centro global a la altura de la mirada. No es mala idea hacerte unas plantillas de papel con el tamaño de los cuadros y probar a colocarlos de diferentes maneras antes de decidirte.

Cuando vengas a la Cristalería y taller de enmarcación Urgel podrás elegir entre docenas de marcos diferentes para las láminas de tu casa.